Entrada etiquetada ‘culpable’

Scariolo dimisión

El presidente de la Federación Española de Baloncesto, José Luis Sáez, dijo ayer que estaba “orgulloso del trabajo del cuerpo técnico” y dejó entrever que el seleccionador Sergio Scariolo continuaría al mando hasta el final del ciclo, es decir, hasta los Juegos Olímpicos de Londres 2012. Si finalmente es así (que está por ver) para mí sería un error. Ayer el italiano fue el principal culpable de la derrota, como fue, el año pasado, en el Eurobasket de Polonia el mayor impedimento que tuvo que superar la selección española para lograr el oro. Los errores del ex de Unicaja y Real Madrid son muchos pero los intentaré resumir.

Un seleccionador que no selecciona. Podemos obviar que escoja a jugadores que tiene en su equipo, el Khimki ruso, y que luego los utilice raramente y más bien lo justo (sí en Polonia dio cierto resultado) o incluso podemos olvidar que incluya en la gira a jugadores que, de verdad, luego no seleccionara. Pero es inadmisible que el año pasado lleve a un jugador joven, Víctor Claver, y no le haga jugar y que este año cometa el mismo error no sólo con el valenciano sino también con Fernando San Emeterio. Si no cuentan con tu confianza no les lleves.

Un seleccionador que no controla los cambios. En Polonia fue un despropósito y aquí en Turquía había planeado cambios. El año pasado, Scariolo no acertó en encontrar su ‘cinco’ titular y eso descentró a muchos titulares. Este año, lo contrario. Se ha pasado de frenada poniendo en pista o los ‘primeros espadas’ o la ‘segunda unidad’ siempre en los mismos minutos, haciendo los cambios con el piloto automático, como un juego de simulación. Que coloque a Sergio Llull casi 15 minutos de base, una posición en la que no había intervenido ni en la fase de preparación ni en la fase de grupos (y jugamos contra Líbano y Canadá, recuerdo), fue muy positivo en defensa porque el mahonés secó durante muchos minutos a Milos Teodosic pero provocó una falta de dirección evidente en ataque. Cada uno hizo la guerra por su cuenta al ver que algo no funcioanba.

Un seleccionador que no motiva. Sergio Scariolo no sabe motivar a los hombres de esta selección. Es un hombre tremendamente elocuente, buen orador ante la prensa pero siempre muestra poco contenido en sus mensajes. Y el equipo, que, tras un problema, tiene escasos días para volver al buen camino, necesita a otro tipo de persona. Una persona más sencilla, más ‘de la calle’, que les baje durante unos instantes de la nube en la que algunos deambulan últimamente (lo de Ricky Rubio es evidente) y no sólo les haga estar concentrados y unidos, cosa que hacen solos, si no que les obligue a estar ‘enchufados’.

Un seleccionador que erra en la pizarra. El fuerte del míster italiano normalmente ha sido la pizarra. Su famoso instrumento del que otrora sacaba buen e incluso notable rendimiento. En estos días se ha mostrado negado totalmente en el aspecto táctico. Ejemplos, muchos. No ordenar presión a toda la pista (la arma de este equipo en muchas ocasiones) cuando había tremendos problemas para mantener la intensidad defensiva, no mandar surtir de bolas a Marc Gasol cuando éste se estaba demostrando más dominador que los pívots serbios (más móviles pero menos fuertes) y, sobre todo, establecer una zona 2:3 demencial. Ante un equipo con un 54% de porcentaje es de más allá de los 6,25 metros, blindarle la posibilidad de seguir lanzando con facilidad desde el triple es un error de mal míster de cadetes.

Un seleccionador que no ve que hacer en el último minuto. Todo el mundo lo vio en el amistoso contra Estados Unidos en la Caja Mágica pero aquello era un amistoso. Ningún problema. Ayer quedó más patente. El empate en el marcador y los 25 segundos que reflejaba el mismo lo dejaban claro. Había que hacer faltar y entrar en ese ‘toma y daca’ de tiros libres. De lo contrario, Serbia hacia el último tiro sin ninguna presión, sabiéndose ya con la prórroga asegurada. Milos Teodosic anotó un triplazo, es cierto, pero es Milos Teodosic, un serbio, joven, con talento, ambición, ganas de revancha y, además, sin ningún peso sobre sus hombres. Se podía esperar lo que pasó. Luego, en rueda de prensa, dijo que si hubiera recibido el pívot Nedad Krstic le hubiera hecho falta. Ilógico. Aún me ronda por la cabeza la imagen de Juan Carlos Navarro, el mejor tirador de la historia de España sacando de banda cuando faltaban tres segundos y la selección perdía de 3.

Un seleccionador de no dimite. Cuando has llevado a un equipo con talento a la ruina, cuando caes en cuartos con una selección que pasaba a semifinales desde el 2005, lo único que puedes hacer es dimitir. Veremos si lo hace al acabar el campeonato pero ayer tenía toda la pinta que ni se le pasaba por la cabeza.

En definitiva, tras haber pasado una noche y una mañana reflexionando, me reafirmo en lo que pensaba al acabar el partido. Con este entrenador, el ciclo está acabado. España llegará a Londres con un equipo flojo, sin confianza y, posiblemente, con algunas bajas porque a nadie le gusta tener que sortear las presiones de tu equipo para ir a jugar con la selección y irremediablemente perder. Con otro míster, veremos. En los próximos Juegos Olímpicos aún puede haber gloria. Los ‘juniors de oro’ tendrán aún 32 años y los jóvenes como Rudy, Marc Gasol y Sergio Llull serán más grandes de lo que ya son. Confío en ellos totalmente. En Sergio Scariolo no.